Trabajar desde casa representa grandes ventajas para la productividad.  Sin embargo, las constantes distracciones pueden reducir drásticamente nuestro desempeño.  Ser productivo no significa estar ocupado o trabajar durante más tiempo así que a continuación, compartiremos ocho consejos que pueden ayudarte a aprovechar al máximo tu día laboral.

1. Comienza con una lista de tareas pendientes. Tu lista de tareas pendientes puede establecer el tono de tu día completo. Intenta crear una lista de tareas manejables la noche anterior y síguela durante todo el día. Incluye todo, desde un gran proyecto hasta la creación de tu lista de compras en tu almuerzo e incluye cuánto tiempo crees que tomará cada tarea. Marca los elementos o táchalos cuando hayas terminado. Hacerlo manualmente puede ser dispendioso así que si quieres mayor eficiencia, puedes usar alguna herramienta de gestión de tareas como ClowdWork, en donde podrás tener total control del estado de tus actividades pendientes.

2. Evita hacer varias tareas simultáneamente. Puedes pensar hacer varias tareas simultáneamente te ahorra tiempo, pero tu cerebro tarda al menos 15 minutos en reenfocarse cada vez que cambias de tarea. A medida que realizas múltiples tareas en dos o más cosas, tu mente tiene que cambiar el enfoque continuamente y esto puede afectar tu productividad. Intenta enfocarte en una tarea a la vez y cambia el enfoque solo cuando termines. Estarás menos distraído e incluso puedes completar tareas más rápido que si intentaras hacerlas todas a la vez.  Uno de los grandes distractores durante las jornadas laborales es WhatsApp web, especialmente ahora que circula tanta información en las redes sobre el COVID-19 así que una buena idea es desactivarlo al comenzar a trabajar y destinar espacios fijos para consultar los mensajes de WhatsApp.

3. Mantente alejado de las tareas personales. Esta es una de las mayores desventajas de trabajar en casa. Puede parecer rápido lavar un par de platos, pero luego también estás poniendo mucha ropa, pagando facturas y sacando a pasear a tu mascota. No harías esas cosas en una oficina, por lo que debes tratar el trabajo desde casa de la misma manera. Si notas tareas personales mientras trabajas, escríbelas junto a tu estación de trabajo y comienza con ellas tan pronto como hayas terminado tu jornada laboral.

4. No navegues por la web. Muchos trabajos de hoy requieren el uso de Internet. Sin embargo, Internet también puede convertirse en un agujero negro. Navegar por la web puede generar grandes cantidades de tiempo perdido, sin mencionar si comienzas a desplazarte por las redes sociales. Apaga tu teléfono, para que no tengas la tentación de revisarlo durante el día, y toma descansos de tu computadora si sientes la tentación de ver las noticias o el clima.

5. Determina cuándo eres más productivo, ¿Eres una persona de la mañana o una persona de la noche? Por ejemplo, si te encantan las mañanas tranquilas y te sientes concentrado en la soledad, intenta trabajar en tareas más desafiantes tan pronto como comiences el día. Muchos de nosotros nos sentimos cansados ​​después de almorzar y las horas de la tarde, así que considera responder correos electrónicos o hacer llamadas telefónicas en ese momento.

6. Tómate un descanso para almorzar. Es fácil tomar tu almuerzo y comer en tu escritorio durante un día ocupado, pero almorzar durante las horas de trabajo puede convertirse lentamente en un hábito perjudicial.  En su lugar, intenta tomar un verdadero descanso para almorzar donde cierres tu computadora y evites los dispositivos electrónicos.  Usa esa media hora para cambiar de actividad.  Lo más probable es que te sientas recargado y listo para comenzar la siguiente parte de tu día.

7. Finge que vas a la oficina. Una de las reglas tácitas de trabajar desde casa es que puedes usar tu pijama.  Sin embargo, despertarse y entrar en una rutina como ir a la oficina hace una gran diferencia en tu productividad.  Programa tu alarma, desayuna y usa la ropa que usarías en la oficina.  Le dirás a tu cerebro que es hora de trabajar y te ayudará a tener una mentalidad productiva.

8. Crear un espacio de trabajo dedicado. No moverías tu cama a tu oficina, así que no deberías trabajar allí cuando estés en casa.  En cambio, diseña un lugar específico en tu hogar designado para trabajar. Podría ser una mesa, un escritorio o incluso un patio al aire libre. Manténte alejado de tu dormitorio o sofá, que son lugares de ocio, no de trabajo.

Comienza a ser más productivo

La productividad comienza con la mentalidad correcta.  Prométete que terminarás tu lista de tareas o que te mantendrás alejado de tu teléfono mientras estás en el trabajo. Pronto notarás una gran diferencia y tu jefe también lo notará. 

Actualmente existen herramientas tecnológicas que nos permiten entender cómo estamos invirtiendo nuestro tiempo laboral para poder determinar cuales actividades están afectando nuestra productividad y de esta manera nos permiten mejorar nuestra autogestión.  ¡Prueba Clowdwork y verás cómo tener métricas automáticas de uso del tiempo laboral te ayudan a ti y a tu empresa a ser más eficientes!

www.clowdwork.com

Related Post

Leave a Comment

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

2035 Sunset Lake Road, Newark, DE.
Carrera 67 No. 100-20 Bogotá, Colombia.
Monjitas 565, Santiago, Chile.

Correo: soporte@clowdwork.com
Skype: Soporte ClowdWork
WhatsApp: +57 3002280279

Términos y Condiciones

Encuéntranos en

 

 

© ClowdWork Inc. 2020 Todos los derechos reservados.

Abrir chat
¿Hola, en qué te podemos ayudar?