En el 2003 tuve la oportunidad de trabajar en una empresa colombiana en la que el compromiso y la productividad se medía por el número de horas que pasáramos en la oficina.  La jornada laboral comenzaba muy puntual a las 7 am y salir a las 6pm era sinónimo de falta de compromiso así que no era raro que durante la jornada laboral, buscáramos actividades para distraernos, puesto que al final sabíamos que tendríamos que quedarnos hasta tarde para encajar dentro de lo que era aceptable para la empresa.  Fue una experiencia muy desgastante que generó un fuerte desequilibrio entre mi vida laboral y personal.  Poco tiempo después tuve que mudarme a Inglaterra por cuestiones académicas de mi esposo y rápidamente logré conseguir un trabajo en el área administrativa de una empresa británica.  ¡Cuando me explicaron que mi jornada sería de 9am a 5pm, me pareció sorprendente que fuera más corta en un país desarrollado! Sin embargo, supuse que el concepto de “compromiso” sería el mismo.  Cuando llegaron las 5pm en mi primer día de trabajo, continué trabajando, pensando que todo el mundo lo haría.  Sin embargo, TODOS, se levantaron y comenzaron a alistarse para irse a casa.  Yo, queriendo demostrar “compromiso” me quedé sentada y cuál sería mi sorpresa cuando mi jefe se acerca a mi y me dice: “no sé cuál será la manera en la que se mide la productividad en tu país, sin embargo, si a las 5pm no terminas lo que tienes asignado, voy a pensar que tienes graves problemas de autogestión y eficiencia”.  ¡Bueno, ya imaginarán mi cara de sorpresa y vergüenza! Esa es una anécdota que me hizo replantear el concepto errado de productividad que tenemos en nuestra cultura latina.   

Bajo la actual coyuntura de trabajo remoto, muchas personas manifiestan tener sobre carga laboral y sienten que es muy difícil establecer un sano límite entre su vida personal y laboral.  Hasta hace unas semanas esto era aceptable y es claro que las condiciones actuales, con hijos en casa, no facilitan la estandarización de las jornadas laborales.  Sin embargo, si nadie tiene claro cuando finalizará la emergencia sanitaria y al parecer, nos queda un tiempo considerable, ya es hora de que las empresas tomen cartas en el asunto y apoyen a sus colaboradores para que tengan ese sano equilibrio entre vida laboral y personal que es lo que garantiza la sostenibilidad de estos nuevos modelos de trabajo.  Mis más de 12 años de experiencia gestionando equipos remotos, me ha dejado como lección que para que estos modelos de teletrabajo, trabajo en casa o trabajo remoto sean sostenibles, debe haber un respecto sagrado por la jornada laboral de manera recíproca entre la empresa y sus colaboradores y para que esto sucede, se requiere la implementación de tecnología que permita una total transparencia en los patrones de comportamiento laboral.  ¡Lo aprendimos con golpes que nos dejaron heridas!

La tecnología que tenemos en ClowdWork es la respuesta a los desafíos de todo tipo que hemos venido enfrentado después de tantos años gestionando equipos remotos.  ¡Si quieren recortar la curva de aprendizaje, por favor no duden en contactarnos!

Alexandra Gamarra

alexandra@clowdwork.com

Móvil / WhatsApp: + 57 3002280279

www.clowdwork.com

Related Post

Leave a Comment

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

2035 Sunset Lake Road, Newark, DE.
Carrera 67 No. 100-20 Bogotá, Colombia.
Monjitas 565, Santiago, Chile.

Correo: soporte@clowdwork.com
Skype: Soporte ClowdWork
WhatsApp: +57 3002280279

Términos y Condiciones

Encuéntranos en

 

 

© ClowdWork Inc. 2020 Todos los derechos reservados.

Abrir chat
¿Hola, en qué te podemos ayudar?