Una de las empresas con las que trabajamos tuvo una experiencia cercana al teletrabajo en el 2008 cuando decidió basar su personal administrativo en Sur América, mientras su casa matriz se encontraba en Inglaterra. Decidió centrar su ventaja competitiva en ofrecer un menor precio, apoyado en la posibilidad de pagar salarios en pesos mientras que sus competidores pagaban salarios en libras esterlinas.

La empresa destaca que los primeros meses fueron muy positivos y que percibían gran valor de tener una fuerza de trabajo a un costo considerablemente más bajo que el que representaría tener sus operaciones en Inglaterra. Sin embargo, al cabo de un tiempo comenzaron a notar que la productividad de su equipo remoto no era la esperada y no tenían idea de cómo superar este obstáculo. Como esta, muchas empresas tienen dificultades para gestionar el desempeño y la productividad de sus equipos de trabajo.

La supervisión estrecha no es la respuesta puesto que la productividad de una persona solo puede nacer de una motivación espontánea y natural y del deseo de realizar algo. Un factor determinante es que nuestra formación cultural no fue encaminada hacia la generación de hábitos, disciplina, cumplimiento de objetivos, foco. Por el contrario, desde el colegio se nos enseñó a comportarnos cuando el profesor estaba presente y a actuar bajo presión o coerción. Por esta razón, el problema de las empresas que enfrentan retos de productividad está en la falta de apoyo a sus miembros para que puedan enfocarse en lo que agrega valor a su trabajo, ayudándolos a generar los resultados esperados en menor tiempo para que estos puedan tener un mejor balance entre vida laboral y personal.

El gerente de la empresa británica llegó a nosotros en busca de ayuda para solucionar el problema de productividad y a través de la instalación de nuestro agente automático de productividad, pudo darse cuenta que dadas las largas horas de trabajo que él exigía, la gente percibía que su productividad era medida por sus horas conectados frente a la computadora en lugar de por el valor que estaban agregando a la empresa. Ahí comenzó una labor de sensibilización en la que todos entendieron que la solución era replantear ese concepto y ayudar a los miembros del equipo a enfocarse en lo que agregaba valor a su trabajo.

Con esto, no solamente lograron tener jornadas laborales más cortas, sino que además, la empresa ha logrado un crecimiento significativo, sostenibilidad, mejor y más oportuno servicio al cliente y sobre todo, ha logrado su meta de estar un paso delante de sus competidores.  En conclusión, para el éxito del teletrabajo o trabajo remoto, las empresas deben hacer uso de la tecnología para apoyar a los miembros de sus equipos a generar disciplina y autogestión.

Related Post

1 Comment

Leave a Comment

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

2035 Sunset Lake Road, Newark, DE.
Carrera 67 No. 100-20 Bogotá, Colombia.
Monjitas 565, Santiago, Chile.

Correo: soporte@clowdwork.com
Skype: Soporte ClowdWork
WhatsApp: +57 3002280279

Términos y Condiciones

Encuéntranos en

 

 

© ClowdWork Inc. 2020 Todos los derechos reservados.